lunes, 5 de enero de 2009

Pagare Notarial = Patente de Corso

 

El denominado Pagare Notarial es un instrumento de uso frecuente en nuestra sociedad. Este le otorga una autoridad única sobre el derecho que adquiere la persona que cede valores en calidad de préstamo.

Su base jurídica reposa en el artículo 545 del código de procedimiento civil.

image

Código de Procedimiento Civil de la República Dominicana

Art. 545.- (Modificado por la Ley 679 del 23 de mayo de 1934).

Tienen fuerza ejecutoria las primeras copias de las sentencias

y otras decisiones judiciales y las de los actos notariales que

contengan obligación de pagar cantidades de dinero, ya sea

periódicamente o en época fija; así como las segundas o ulteriores

copias de las mismas sentencias y actos que fueren

expedidas en conformidad con la ley en sustitución de la

primera.

Párrafo.- Sin perjuicio de las demás atribuciones que les confieren

las leyes, es obligación general de los representantes

del ministerio público, de los alguaciles y de los funcionarios

a quienes está encomendado el depósito de la fuerza pública

a prestar su concurso para la ejecución de las sentencias y

actos que conforme a este artículo estén investidos de fuerza

ejecutoria, siempre que legalmente se les requiera a ello.

Es desbordante el poder que otorga, no existe frente a este documento apelación alguna, podríamos decir que si firmáramos nuestra vida, la misma seria cobrada sin contemplación. Es la recreación misma del Mercader de Venecia, pero en el siglo 21.

Extraordinario poder permite la desregulación de las operaciones financieras, pues lo que bajo el amparo del mismo queda, no es regulado ni por la superintendencia de bancos ni por la dirección de impuestos internos. Esto es lo que permite el cobro inhumano de los excesivos intereses que genera cualquier operación.

Es evidente que el legislador protegió los intereses específicos de una clase que no necesariamente sea representativa del pueblo llano que es quien sufre, por sus carencias y desconocimiento, los embates de los Señores feudales cuando ejecutan estos documentos bajo el argumento de “usted lo solicitó y Yo se lo facilité”.

Siempre son cobrados en su totalidad, sin importar los pagos efectuados que disminuyen la deuda original. Pero cuidado con esa deuda, pues siempre son firmados por el monto de la totalidad del capital más los intereses.

Es abuso el que a diario se comete, aunque reconocemos el legítimo derecho al cobro de las sumas adeudadas.

Technorati Tags: